Oaxaca, donde más se agrede a defensoras, periodistas y ONG

Foto: CEDISEC

Foto: CEDISEC

Oaxaca es el estado con más ataques y agresiones en contra de mujeres defensoras de derechos humanos, de periodistas y organizaciones, con 82 casos registrados este año, señala el  Diagnóstico “Violencia contra Defensoras de Derechos Humanos en Mesoamérica”, realizado por la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos.

Los agresores de estas personas y organizaciones son desconocidos, pero en algunas ocasiones han logrado ser ubicados dentro de los puestos de mando municipal y estatal, señala el Diagnóstico de Iniciativa Mesoamericana, presentado en Oaxaca el 10 de diciembre pasado, acto en el cual se realizó un homenaje a las defensoras y periodistas  asesinadas entre el 2010 y 2012.

Los casos de agresión en Oaxaca, de enero a diciembre de este año, detalla el Diagnóstico, se cometieron contra 24 defensoras, tres periodistas y seis organizaciones, así como contra algunos colectivos que fueron reiteradamente hostigados, intimidados, vigilados, amenazados o que tuvieron detenciones arbitrarias.

Detrás del estado gobernado por Gabino Cué se ubican Guerrero, Chiapas, Veracruz e Hidalgo.

Esas acciones se suman, señala en Diagnóstico, a la falta de actuación del gobierno oaxaqueño, la cual es “preocupante”, ya que muestra ineficacia de las diferentes instancias responsables de garantizar la seguridad e integridad de las personas defensoras en su estado.

Es decir, hay vacíos en las acciones de las autoridades para  responder ante situaciones de emergencia, poca coordinación entre las instancias de gobierno, falta de capacitación en materia de derechos humanos y  menosprecio hacia las personas defensoras, ya que sólo hay rondines policíacos.

En suma, la Red de Mujeres Activistas y Defensoras de Derechos Humanos en Oaxaca y la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México señalan la falta de coordinación gubernamental para implementar el Mecanismo Federal de Protección para las Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, lo que las coloca en una situación “de más grande vulnerabilidad”.

De ahí la relevancia de dicho Diagnóstico, ya que  insiste en la  importancia y urgencia  de crear mecanismos de protección para garantizar la continuidad y supervivencia de los movimientos sociales en los que participan las mujeres.

 

=CIMAC=