“Los paraísos fiscales sin duda son ya una especie en extinción”: Manuel Tron Pérez Kühn, presidente de la IFA

Foto: Prodecon.

El presidente de la International Fiscal Association (IFA) Manuel Tron Pérez Kühn afirmó que  la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) representa la vocación institucional del Estado mexicano para proteger los derechos fundamentales y la máxima autoridad competente en la salvaguarda de dichos derechos en el ámbito tributario.

Lo anterior fue informado por la Prodecon mediante un comunicado.

En su conferencia magistral “Los tratados internacionales tributarios y los derechos humanos” impartida en el marco de la inauguración de la Delegación Regional Caribe-Peninsular del organismo autónomo,  Tron Pérez Kühn  destacó que la Prodecon es depositaria de una tradición humanista, “sin dejar de ser un órgano ejecutivo del más alto nivel”.

“La Prodecon comienza sus trabajos en medio de un cambio radical en el mundo. Hoy estamos asistiendo a un cambio radical, a una circunstancia que se desenvuelve de manera particularmente rápida y que nos está cambiando el entorno en el que vivimos”, comentó el también consejero de la Prodecon.

Mencionó que en el ámbito internacional, organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el G-20 y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han radicalizado sus posturas y políticas en los temas tributarios, los contribuyentes y el cumplimiento de obligaciones fiscales.

Las políticas fiscales de muchísimos países también se han radicalizado y se han endurecido, los tratados de intercambio de información fiscal han crecido de una manera impensable, hace tres años, Suiza no tenía un solo tratado y hoy tiene más de 20.

“Los paraísos fiscales sin duda son ya una especie en extinción, todos estos países del Caribe que nos sonaban a novela de los detectives, “Gran Caimán” y todos los demás ya son naciones con tratados de intercambio en los que la información fiscal está disponible”, comentó.

El consejero de la Prodecon recordó que hace tres años, se reunió el G-20, grupo de los 20 países más industrializados y emitieron entre todos sus países miembros, una declaración conjunta en el que establecieron de manera textual que la “era del secreto bancario ha terminado”, por lo que subrayó que actualmente hay una época distinta en la materia.

Consideró que en materia administrativa y principalmente en el ámbito fiscal, las partes involucradas: el Estado, el Gobierno  y los contribuyentes no son iguales; el Estado tiene una estructura que le permite someter al ciudadano e imponer sus decisiones, lo que impide la relación de igualdad.

“Nadie escoge ser contribuyente. La relación tributaria se nos impone como súbditos del Estado, no podemos cambiar nuestro rol,  porque en la relación privada, yo vendo un auto y mañana  compro uno, presto servicios y mañana me construyen una casa, es decir, hay las posibilidades de cambiar el rol y escoger qué hacer; en la relación tributaria no podemos cambiar de rol y un día ser recaudador y otro día ser contribuyentes”, enfatizó Manuel Tron Pérez Kühn.

Esta condición, dijo, impone a la concepción moderna del Estado moderno, la obligación de fijar reglas claras, de permitir las disputas, de abrir los espacios, porque en una relación moderna no podemos entender un Estado totalitario, absolutista y dictatorial.

En su participación como comentarista de la conferencia magistral, el consejero de la Prodecon, Adolfo Arrioja Vizcaíno comentó sobre la trascendencia de la Reforma constitucional que entró en vigor en el mes de junio de 2011, ya que consideró que es significativa en la defensa de los derechos humanos, porque establece que las garantías individuales se complementan con los derechos humanos que aparecen consagrados en los tratados internacionales.

En cuanto al tema del régimen de justicia y equidad, el consejero de la Prodecon, Arrioja Vizcaíno  retomó la obra del fiscalista Adam Smith “La riqueza de las naciones”, para ejemplificar que: “la justicia simplemente significa que cada persona debe contribuir a los gastos públicos del Estado en una proporción lo más cercana posible a su capacidad económica y la equidad significa pues la igualdad de todos los contribuyentes frente a la misma ley”.

En su intervención como comentarista, el titular de la Delegación Caribe-Peninsular Joaquín Oliva Alamilla resaltó que las últimas reformas constitucionales en materia de derechos humanos, dan mayor vigencia y un mayor campo de aplicación a los principios declarativos en materia de derechos fundamentales de la persona, “contenidos en los tratados y convenios internacionales”.

“Esto afecta de manera directa en el ámbito tributario, tanto en materia legislativa, como en la interpretación administrativa y jurisprudencial e incluso, a dar lugar a los recursos de la jurisdicción internacional”, apuntó.