Ser Rector de la Escuela Libre de Derecho, la actividad más gratificante que he tenido: Fauzi Hamdan

Foto: Diario Jurídico México.

El abogado Fauzi Hamdan Amad fue estudiante de la Escuela Libre de Derecho en 1965.

Más de 47 años después, ahora que la prestigiada escuela llega a su centenario, él es el rector. Entrevistado por Diario Jurídico, dice que dirigirla es su mayor satisfacción.

Sobre la Libre, como se conoce a la Escuela, dice que nació bajo circunstancias especiales, tal vez únicas en el mundo, durante la Revolución Mexicana, como una forma de oponerse a la Facultad de Jurisprudencia. Esa singularidad permanece, ahora con una selección rigurosa de sus alumnos, de sus profesores, de su sistema de exámenes anuales de manera oral.

Asimismo, su programa está actualizado, como obligan los cambios en la sociedad, que se ven reflejados en los cambios del derecho.

Además de compartir con Diario Jurídico las celebraciones que tendrá la Libre, como la edición de una obra enciclopédica sobre derecho de 40 volúmenes, comparte su visión sobre el derecho y la ejecución de las leyes en México.

Afirma que no hay leyes perfectas, pero también lamenta que falte preparación en los jueces. También critica que a falta de colegiación, haya abogados impreparados, egresados de escuelas “patito”, convertidos en leguleyos que afectan sobre todo a los menos favorecidos económicamente. Su visión crítica se extiende a los estudiantes de derecho, de 15 generaciones a la fecha, a quienes observa menos preparados.

También recuerda su paso por el Poder Legislativo. Dice que se convirtió en diputado por invitación de otro reconocido abogado y también político, Diego Fernández de Cevallos, y se mantuvo como legislador durante 15 años. Fue asambleísta, diputado y senador.

Ahora Hamdan ejerce en su despacho, fundado en 1988 y también es el orgulloso rector de la Escuela Libre de Derecho.

Diario Jurídico: ¿Qué representa la Escuela Libre de Derecho para México? Se decía en 1912 que no pasaría de la temporada de lluvias….

Fauzi Hamdam (FH): Eso lo mencionó  don Luis Méndez, el primer rector, que no pasábamos de la primera temporada de lluvias, ya llevamos 100.

DJ: Ha habido tantos egresados  brillantes, incluso que han llegado a presidentes…

FH: Cuatro. Vamos a empezar por el más antiguo, Pedro Lascuráin, que fue 45 minutos. Francisco León de La Parra, que duró unos meses. Desde luego don Emilio Portes Gil que fue quien nos dio el reconocimiento a nuestros estudios en 1930, y desde luego el presidente Calderón.

También ha habido (egresados) en el sector público ministros, legisladores, gobernadores, magistrados, jueces en todas la áreas del sector publico, sea Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Pero además lo más importante es que en todas las generaciones, ya 100, todos los egresados que desde su fundación que son más o menos 3 mil 600 cada uno en su espacio, micromundo, en sus relaciones familiares, de amistades, en ejercicio profesional, han contribuido enormemente para el prestigio y el orgullo de esta escuela. Esta escuela es única e irrepetible, no digo en este país, sino casi casi en el mundo. Primero nació en momento y circunstancias de la Revolución y la porción de libertad que con afán y entusasmo unos alumnos la adoptaron para apartarse del oficialismo, de la Facultad de Jurisprudencia, junto con los más insignes juristas de ese entonces. Formaron la escuela bajo los principios de libertad de cátedra, de no sujetarse a ningún credo político o religioso sino ajeno totalmente a ellos. La gratuidad con la que los profesores prestan su servicio como maestros, no cobramos, y por tanto las cuotas que se cobran a los alumnos son verdaderamente módicas, tan módicas o reducidas que comparadas con las escuelas privadas, representa lo que se cobra, una quinta parte de lo que ellos cobran. Adicionalmente es una institución de la sociedad mexicana. Libre y ajena a cualquier actitud corporativista del gobierno. Nosotros no recibimos subsidio. Le pongo un ejemplo, el caso de la UNAM. Que recibe un subsidio, que pagamos nosotros, el equivalente a casi 30 mil millones anual, esa gratuidad es una falacia y además de manera injusta porque a la Universidad entran muchachos que pueden tener la condición económica para pagar una cuota, aunque no igual, puede ser cuota diferenciada según la condición socioeconómica, es una carga innecesaria al Estado. Por otro lado la misma naturaleza de la ciencia que estudiamos y ejercemos, la ciencia jurídica, que es la ciencia que tiene como encomienda la salvaguarda, lucha y defensa, del orden, de la paz, del patrimonio, de la libertad, de la vida, de lograr la justicia, es la ciencia jurídica la guardiana de la salud de la sociedad. Eso le da un plus adicional.

DJ: Hay un auge de escuelas de derecho, ustedes detrás de la UNAM son la más antigua, ¿Qué ofrece diferente la libre?

FH: La rigurosidad, el vigorismo, la disciplina, entendida no como en sentido negativo de poner sanciones sino rigurosidad con que están establecidas sus reglas y para estudiar y aprobar aquí, es la única institución que los exámenes son anuales, se hacen por tres sinodales, el profesor y otros dos, son orales. El alumno que repruebe durante la carrera seis materias queda expulsado y también el que repruebe tres veces una misma materia. Quien repruebe una materia tiene que llevarla nuevamente en el siguiente año lectivo y si no la pasa, el curso del siguiente año que haya repetido no se le toma en cuenta. Son normas muy rigurosas con lo cual el alumno está francamente en constante presión, precisamente para lograr la calidad y excelencia académica, que como usted sabe excelencia académica no existe en la práctica. Pero sí es una actitud de buscar y mejorar la calidad.

DJ: Es muy difícil entrar a la Escuela Libre de Derecho?

FH: Se pide mínimo promedio 8 y aparte tiene que pasar los exámenes del Ceneval (Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior), y el sicométrico.

DJ: ¿Mucha gente quiere entrar…?

FH: La capacidad de nuevo ingreso es de 240 alumnos al año. Normalmente solicitudes de ingreso son 500 ó 600, este año fueron 550, más del doble. Los que entran son admitidos luego de exámenes de Ceneval, sicométrico, entrevistas, el promedio de los primeros 240 anda en promedio de 9, porque se les admite a los que tengan el mejor promedio, y además mucho depende de las instituciones que provengan. Puede haber escuelas patito o que no tengan calidad académica alta en la preparatoria y nosotros las calificaciones que traen les damos un castigo. Si traen promedio de 10 de esas escuelas nosotros las tomamos como un promedio de 7, 8, que la verdad es que las últimas 15 generaciones vienen normalmente de escuelas de muy buen nivel, y nosotros procuramos ir a las escuelas de alto nivel para decirles como una especie de propedéutico, que es la escuela, en qué consiste, para que los que quieran estudiar derecho que venga, procurando que venga el mejor estudiantado, no importa si es del DF o el interior del país.

DJ: Hay quienes dicen que cobran caro…

FH: Es todo lo contrario. De hecho nosotros tenemos a pesar de cuotas bajas, todavía damos beca, en función de condición socioeconómica, que no puedan pagar la cuota, damos beca, que puede ir de 60-40, ó 30 por ciento.

DJ: Otro elemento importante es del profesorado, algunos de los actuales en el gabinete, Javier Lozano (ex secretario del trabajo en el actual gobierno federal), o en GDF estuvieron, Rodolfo Félix (ex procurador del Distrito Federal), usted mismo que estuvo en el congreso, y dar clases gratis denota vocación.

FH: En el fondo lo de la gratuidad es relativo porque recibimos a cambio la oportunidad, el honor de dar clases en una escuela de esta categoría que exige que sus profesores sigan aprendiendo al enseñar. Ese es un beneficio para uno inexorable porque lo mantiene a uno permanentemente estudiando. Esa gratuidad a cambio de nada es una falacia. Además el prestigio que da un profesor ser catedrático de la misma.

DJ: ¿Es fácil ser profesor en la Libre?

FH: Tenemos un nuevo plan de estudios, para tener las materias vacantes las concursamos, vienen propuestas de los profesores sobre las materias, ya no es de dedazo. Es rigurosidad, la presentación de los profesores, de los aspirantes a ser profesores, tienen que acreditar experiencia, estudios, tener obra jurídica escrita, y no se imagina la cantidad de gente, a veces tenemos serios problemas de decidir a quién adjudicar la cátedra.

DJ: ¿Si alguien fue alumno de la Libre lleva ventaja?

FH: No, no hay ninguna preferencia. Tenemos profesores de otras universidades.

DJ: ¿Cómo estudiante recuerda que tenía que estudiar mucho?

FH: Mucho. De hecho no sé si sepa pero el sistema de la escuela es anual, no como otros que es semestral. El alumno que no estudia durante el año le cuesta trabajo enorme digerirlo para periodo de exámenes que se abocan a estudiar 16 a 18 horas, se congestionan. Además, como comprenderá, los exámenes son orales, es una semana por examen, porque son orales, el maestro no logra examinar a todos en un solo día. A mí me consume tres días, terminando a las 12, una de la mañana. Primer día digo voy a examinar a 14 de la lista, los demás váyanse. Es común denominador y es un examen por materia cada semana. Por ejemplo empezó el periodo de exámenes el último de mayo y va a concluir en la segunda semana de julio. Ya están por terminar y empieza el año lectivo el 14 de agosto. Van a tener un mes de vacaciones.

DJ: ¿Hay algún maestro que a usted le dejó huella?

FH: Fueron varios, pero fue mi maestro de introducción de estudios al derecho, don Genaro María González, distinguidísimo abogado. El maestro Isaac Guzmán Valdivia, de sociología jurídica que por cierto estamos reeditando su obra de sociología jurídica, cuatro tomos. Extraordinario. Mi maestro que nada más me dio, fue la última generación, don Manuel Herrera y Lasso, en tercer año, en 1967, incluso no acabó el curso, falleció. El maestro José Gómez Gordoa que como sabe fue embajador de México en España en el periodo de José Lopez Portillo, un gran banquero, fue director del Banco Mexicano cuando estaba estatizada la banca, mi maestro Víctor Manuel Ortega, de amparo, maestro de historia general del derecho. Iñigo Laviada, mi maestro don Gustavo R. Velasco, de derecho administrativo, que por cierto es la materia que doy desde hace 42 años, y mi maestro de derecho penal, un gran penalista, don Javier Alba Muñoz, que fue secretario de estudio y cuenta toda su vida en la Corte, era un ministro sin cartera, extraordinario. Un claustro de maestros muy disímbolo, de mucha calidad. En ese entonces estaba don Francisco García Gimeno, David Cázares Nicolín, don Raul F. Cárdenas, gran penalista, don Ignacio Mendoza Iglesias, otro gran penalista, don Sergio Vela Treviño, sigue dando clases Elisur Arteaga. Ahora ya estamos en el cambio generacional, está gente más joven, imagínese, ya soy decano, no el último, pero ya somos cinco los más antiguos.

DJ: ¿Qué representa para usted ser el rector?

FH: Una gran responsabilidad y la actividad, se lo digo honestamente más gratificante que he tenido, incluso más que cuando fui legislador. Participar en la formación de gente, no hay una labor más satisfactoria que esa.

DJ: ¿Qué cambios ha habido?

FH: Ha habido cambios. Creé el centro de investigación e informática jurídica. Ya teníamos investigadores, pero ya como un centro autónomo, con una perspectiva de investigación teórica y práctica, y lo puse a prueba ahora con el centenario, la obra jurídica Enciclopédica que abarca todas las disciplinas jurídicas, incluyendo las ciencias auxiliares, sociología jurídica y economía  política, y las fundamentales, Historia y filosofía del derecho. Van a ser y ya están en su proceso de edición, desde el año pasado, más de 40 volúmenes, la editora es Porrúa y participaron más de 500 ensayistas. Es única en su género. Creo que no ha habido en otra institución una obra así. La escuela a sus 100 años tiene tal madurez, la comparo con un árbol frondoso, maduro que tuvo la valentía de producir esta obra, como un homenaje y tributo a las 100 generaciones, de hecho como le digo participaron mas de 500 ensayistas tanto de la escuela, de otras univesidades como la UNAM, la Ibero, la Panamericana, el ITAM y del extranjero. Por eso puse al centro a coordinar todo esto, junto con nosotros las autoridades, lo puse a prueba y la pasó extraordinariamente bien. Más otras obras jurídicas que con motivo del homenaje a la escuela se están produciendo, ya llevamos 11 más otras 12 (que vienen).

DJ: ¿La obra enciclopédica cuándo sale?

FH: Los primeros 10 tomos en dos semanas, y así sucesivamente por 10 tomos para tener la obra completa de más de 40 volumenes, a principios de septiembre estarán todas. Prácticamente Porrúa está dedicada a eso.

DJ: ¿Será una obra obligada para quienes se dedican a esto?

FH: Yo digo que sí. Además será a precio accesible, cada tomo promedio costará 300 pesos, los 40 en total entre 11 y 13 mil pesos. Imagínese una obra enciclopédica y desde luego vamos a regalar obras a instituciones, al Presidente, al Congreso, a la Suprema Corte y a instituciones académicas nacionales, 25 educativas y al extranjero también.

DJ: Hay que presumirlo

FH: Más que presumirlo la idea es tener un acervo, que esa obra de cada una de las materias se vaya actualizando.

EL DERECHO ES CAMBIANTE COMO LA SOCIEDAD

El rector de la Escuela Libre de Derecho comparte su visión de los últimos cambios registrados en las leyes mexicanas. También se refiere a la necesidad de la colegiación en México, para evitar la proliferación de abogados impreparados, leguleyos. También dice que aunque ha habido cambios en la práctica de los jueces, es necesario mejorar su preparación, y depurar a algunos.

DJ: ¿Cómo encuentra el derecho actualmente, ha cambiado mucho desde que era usted estudiante, qué piensa de las nuevas herramientas y de las nuevas especializaciones?

FH: Le voy a decir, de los últimos 40 años el derecho público, pero también el privado han sufrido transformación y mejoramiento de las instituciones, están todas reguladas en ley, de manera dramática, y el derecho es permanentemente cambiante. Lo único permanente en el derecho es que es cambiante, porque regula las relaciones de la sociedad, y la sociedad es por antonomasia cambiante. Tenemos que estar atentos a esos cambios o proponiendo los cambios a esas instituciones, que por cierto como una referencia, mi oportunidad en el Congreso, durante 15 años ininterrumpidos, prácticamente la dediqué verdaderamente a legislar en nuevas instituciones o cambios para mejorarla para construir el Estado de derecho eficaz y de salvaguarda a los derechos humanos, integralmente, y ya empieza a verse.

Foto: Diario Jurídico México.

Por ejemplo en 1994, 1995, el cambio a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, un verdadero cambio institucional, imagínese, la nueva Corte, las materias de acción de inconstitucionalidad, controversia constitucional, reglamentación, vamos, la Corte a partir de esa época prácticamente se convirtió en una que a través de ella se dirimen todas las controversias, competenciales entre los órganos federales y los órganos locales o entre los propios órganos primario, Ejecutivo, Legislativo, el Judicial. El amparo, el cambio que ha habido en materia de amparo, aunque aún está pendiente. Las reformas en materia de amparo fueron las más importantes en los últimos  70 años, en la materia de derechos humanos, la reforma constitucional, en responsabilidad patrimonial del Estado, que es ya ahora directa, objetiva. El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, el juicio en línea, la autonomía del Tribunal, en que sus sentencias ya son de plena jurisdicción. ¿Qué es el Tribunal? Que revisa jurisdiccionalmente los actos administrativos, el que te concreta la función del Ejecutivo. La oralidad en la materia penal, el cambio de los principios de la acción acusatoria y del juicio oral, adversial en materia penal de reforma constitucional en 2008, extraordinaria, que está en proceso de implementación, pero es un cambio de 180 grados. Vamos, el tema de rendición de cuentas, nosotros estando yo como presidente de la Comisión de Vigilancia a nivel constitucional, la Auditoria Superior de la Federación y ya con dientes para fincar responsabilidades, la rendición de cuentas, pues. Y desde luego la Ley de Transparencia, de información gubernamental, poco a poco, y mecanismos para salvaguardar los derechos de los particulars, sobre todo económicos y particulares que la Constitución contempla en materia de salud, educación, vivienda y los apoyos económicos vía los programas, un control normativamente de mucha eficacia. El control a que ya está sujeto el Ejecutivo es porque el poder de bolsa lo tiene el Congreso. El Ejecutivo, su función es llevar al ámbito administrativo la aplicación de las leyes, la ejecución de las leyes del Congreso, está sujeto en un estado e derecho a la legalidad.

DJ: Esto suena muy fácil, pero son muchos años, fue un cambio de poder, de Congreso, ¿los abogados que dominan las leyes que tan vitales son para estos mecanismos? ¿Se les valora? Siempre hay la queja por las leyes que no son perfectas..

FH: Bueno, no hay ley perfecta.

DJ: Pero al final se requiere un gran dominio de conocimiento.

FH: Pero sobre todo, la actitud ética del abogado, de la cual desafortunadamente estamos el gremio de los abogados en muy baja estima y con razón. Independientemente de los conocimientos. Porque como decíamos, hay mucha escuela patito: graznan, caminan, y tienen plumas, son patitos. Y por qué esa proliferación que incluso puede obtener título en tres o cuatro semestres, o incluso hasta doctorados. Pues simplemente porque la Secretaria de Educación Pública que aprueba sus planes y programas de estudios y les valida sus estudios, ha sido negligente, no ahora, viene de siempre. Por eso, el año antepasado un grupo de instituciones, incluyendo la mía, que nos denominamos, la APEA, para la excelencia académica, integrada por la UNAM, por el ITAM, por la Panamericana, la Ibero y los tres colegios de abogados serios, la Barra Mexicana de Abogados, la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, y el Ilustre Nacional Colegio de Abogados de México, finalmente por conducto del Senado se presentó una iniciativa de reforma constitucional para establecer la colegiación obligatoria.

DJ: ¿Qué ha ocurrido?

FH: No ha salido, pero se quedó parada, yo empujé por ella, y yo espero que en la próxima legislatura la saquen. ¿Por qué? Porque la colegiación obligatoria pasa por la certificación de los colegios de abogados de las instituciones académicas, si no tiene certificación de calidad y de excelencia de sus planes y claustro de maestros, prácticamente no podrán ser reconocidos sus estudios. Dos: Esa medida implicaría que automáticamente escuelas patito que hay se van a ir extinguiendo, diluyendo con la ley. No en todas las carreras se requeriría la colegiación obligatoria, solamente las que ponen en riesgo la vida, como la medicina, la seguridad, la libertad, la medicina, derecho, la economía, licenciatura de economía, pero no las escuelas conservatorias de música, por decir algo. Contadores públicos, en fin.

Lo que sucede, es que de todas las profesiones, la más relajada en el tema de establecer una escuela es la de derecho porque aunque no es colegiación obligatoria en medicina, si no puede ejercer un médico si no tiene certificación y registro ante Secretaria de Salud. Además, para tener facultad de medicina se requiere mucha infraestructura, equipo y profesores altamente calificados. Lo mismo ingeniería y arquitectura, lo mismo en física, en matemáticas, actuaría, lo mismo en contadores públicos. Los colegios de contadores públicos, son tres, necesitan estar certificados y reconocidos el SAT, porque ellos dictaminan para efectos fiscales. No ocurre (con abogados). Entonces hay un relajamiento enorme por esa parte, pero también en parte, en mucha por la SEP que no vigila, no verifica, de la aprobación de sus programas y estudios y reconocimiento para que puedan expedir un título. Imagínese en el área metropolitana hay más de 350 escuelas patitos de derecho.

DJ: ¿Se puede decir entonces que casi cualquiera enseña y casi cualquiera ejerce?

FH: Pues es lo que pasa y el desempleo y ejercicio profesional es irrepsonsable, sn conocimientos, a quien perjudican es a los clientes y a la sociedad en su conjunto. Hay un submundo supbrepticio, tenebroso que los llamamos despectivamente leguleyos.

DJ: ¿Qué más haría falta?

FH: Eso es una parte, la otra dar prioridad al tema ético que llamamos deontológico, que ese es el sustento. El abogado teóricamente aprende el mundo del deber ser, que son las normas pero debe partir de la honestidad de él porque a veces usa el derecho como subterfugio para incluso perjudicar al advesario o entorpecer una solución justa o engañar o pretender engañar a jueces cn argumentos falaces, que se vuelven locos con pifias y mamotretos de mandas que no tiene son ni sentido, con ignorancia supina increíble.

DJ: ¿Ahí que se puede hacer?

FH: Eso. Es un proceso. Finalmente los abogados bien preparados de estas instituciones y otras que he mencionado incluso del interior, son los que tienen el 90 ó 95 por ciento de asuntos de la sociedad y también la formación la formación de los abogados del instituto de defensoría  publica, que no nada más es en materia penal, sino en todas las disciplinas del derecho.

DJ: Pero hay un 5 por ciento que cae en manos de los leguleyos…

FH: Eso, y desafortunadamente, y a veces más, porque estamos hablando de que con esa gente cae la gente más necesitada y que desafortunadamente lo poco que tienen se lo sacan y con esperanza fallida y simplemente acaban perdiendo. Imagínese por ejemplo en el tema agrario que es una especialidad se cuentan con la mano los abogados, porque se requiere especialización, requiere conocimiento, así como el médico, médico general pues sí, pero ahora usted va con un especialista. En el tema administrativo y fiscal también. Por eso entran sustitutos, por ejemplo la Prodecon, o en materia del trabajo la Procuraduría Federal de Defensa del Trabajador, o sea el Estado tiene que suplir esa deficiencia para proteger a los trabajadores, la Profeco para los consumidores.

DJ: ¿Eso ocurre en todos los países?

FH: Sí, claro. Derecho aeronáutico hay, pero se cuentan con la mano, derecho marítimo, derecho financiero del Estado. Para ser notario se requiere ser una gente preparado y es además por concurso, por exámenes para que se adjudique notaría, al menos en la ciudad de México, ya en otros estados es más relajado. Pero de todas maneras para optar por una notaría se requiere estar preparado, tener experiencia como notario y estar altamente especializado. En patentes y marcas.

EL DERECHO ES EL GRAN INSTRUMENTO

Hamdan explica que el derecho es para regular ordenada y armónicamente a la sociedad, y ahí radica su importancia. También expresa su preocupación porque las nuevas generaciones leen menos, a pesar de contar con nuevas herramientas como las digitales, y lamenta que en algunas áreas, como derecho agrario, haya pocos especialistas, que se pueden contar con los dedos de la mano, asegura.

DJ: Diría que las escuelas deben reforzar algo, van conforme a los tiempos?

FH: Sí. Por ejemplo la nuestra, tenemos un plan de estudios de hace cuatro años, nuevas materias, mucho yendo a la esencia del derecho más que a las leyes que llamamos hombre legal, que nada más estudia las leyes, sino los principios que están algunos incorporados y lo que es el derecho, porque las leyes y esto es muy importante, es una de las formas de expresión del derecho, pero no se agota.

DJ: ¿Cómo ve a los alumnos actuales?

FH: Pues yo los he visto prácticamente igual, más o menos, sí la escuela altamente demandante, y claro que con el internet, la metodología de estudio del derecho cambia porque ahora la información la obtienen del internet, de medios electrónicos que facilita mucho. Lo que yo he visto es que el alumno ya muy poco lee. Sí hay algo que el derecho como en otras carreras, pero sobre todo la nuestra es que debe leer mucho, no sólo leer, entender. El derecho se aprende estudiando, y donde se estudia, pues en los libros y se ejerce pensando. Y las nuevas generaciones, pero sobre todo las últimas 15 por facilidades electrónicas lee muy poco. Se traduce en su desempeño que es muy bajo. Además vienen de las prepas mal preparados, sobre todo en materias humanísticas que por ciento nosotros estamos ya a los alumnos de nuevo ingreso darles curso  propedéutico, sobre lo que es la profesión, lógica, filosofía, ética. En las prepas no la dan. Ni en la UNAM. Como curso propedéutico a los de nuevo ingreso.

DJ: ¿Viene lel chavo tecnificado?

FH: Pero además ignorante.

DJ: ¿Por qué ocurre esto?

FH: Es la ciencia del derecho. Es la carrera más completa en las ciencias sociales, pero además aunque entren a otras…

DJ: ¿Debemos atribuirlo al sistema educativo?

FH: Claro. Nosotros los recibimos ya para la profesión pero en la educación secundaria y media, que es prepa, muy mal preparados, muchos de ellos pésima ortografía, no saben escribir bien, y la cultura en general, el conocimiento en genérico es muy bajo.

DJ: ¿Qué especialidades nuevas da?

FH: El nuevo plan de estudios es muy amplio. Por ejemplo lo que se llama introducción al estudio del derecho lo damos en tres años. La primera como su nombre lo indica, introducción al derecho, el segundo teoría general del derecho y en quinto filosofía del derecho. Luego en derecho penal nuevo sistema acusatorio, aunque aún no están leyes en materia federal. Lo que antes eran seminarios ahora son clínicas de casos prácticos. Luego, el derecho constitucional, lo que antes era teoría del Estado, teoría de la ciencia política, derecho constitucional dividido en dos, como está estructurado, ejecutivo, legislativo y judicial y otro curso solo para los llamados derechos fundamentales y humanos, cosa que no era así. En derecho administrativo que es el que yo doy, las bases totales del derecho administrativo y en segundo año ya no va a haber un segundo derecho administrativo, sino materias especiales sobre los diversos ámbitos como es el régimen patrimonial del Estado, derecho fiscal, ambiental, derecho a propiedad industrial, derecho agrario, derecho a telecomunicaciones, derecho marítimo, etc. Ya prácticamente el alumno cuando termina, no digo que lleve ya especialización pero sí inclinación al área de derecho que pretende dedicarse y eso le permite el posgrado, que tenemos posgrado, maestría, y las especialidades vamos a transitarlas a maestrías para en máximo dos años tener el doctorado, pero tenemos que transitar a la maestria y luego a doctorado.

DJ: ¿Que lo ha permitido esto, por que no se había hecho?

FH: Mire, este es un proceso de cambio gradual. A mí me tocó hace dos años recibir la escuela con un renovado plan de estudios, un posgrado y un área de investigación light y he fortalecido esa situación.

DJ: ¿Le tocará el doctorado?

FH: Espero, me quedan dos años.

DJ: ¿Se siente bien?

FH: Sí, muy satisfecho, he tenido una gran colaboración y apoyo de los profesores, más ahora con los acontecimientos del centenario. Otro evento es la obra escultórica del maestro Jorge Marín, una estampilla postal que el 24 se va a cancelar simbólicamente, y en la noche un boleto de lotería en honor de la escuela. La obra enciclopédica, cuatro congresos internacionales, dos ya tuvieron lugar, dos que vienen para octubre y noviembre. Y luego cerraríamos esto con un concierto de la orquesta sinfónica de minería en Bellas Artes el 8 de diciembre.

DJ: ¿Qué le diría a los estudiantes que aún no  ingresan, sobre la importancia del derecho?

Foto: Diario Jurídico México.

FH: Que es el instrumento que el Estado tiene a través de leyes para regular ordenadamente y armónicamente a la sociedad. De sus diversas actividades que llevan a cabo y salvaguardar los derechos de cada uno de los miembros de la sociedad, a través del derecho es como se logra el derecho integral, apoyar las aspiraciones de la sociedad en materia educativa, en materia de lo que se van a a dedicar. El Estado es el que provee los medios y condiciones para estos derechos fundamentales: el derecho a la salud, a la educación, a la vivienda, a realizar cualquier actividad lícita dentro de un contexto de libertad que se debe respetar de cada uno de los integrantes entre sí y sus relaciones y de amplitud de convivencia libre y respetable en sus relaciones con cada uno de sus miembros. El derecho es el gran instrumento, somos los guardianes de la salud de la sociedad, así el médico, es el guardián de la salud física. Es una gran responsabilidad.

DJ: ¿Comparte esta opinión de mucha gente que dice que tenemos leyes fantásticas pero no se aplican?

FH: Ese es el problema. El problema es ese, primero no hay leyes perfectas, siempre están en continuo cambio, en relación con los cambios de la sociedad. Segundo, en su aplicación y ejecución y en su cumplimiento siempre es interpretable pues. Pero si se respetan los principios fundamentales de respetar el derecho de los demás y la libertad de los demás para que los demás le respeten a uno su libertad, con ese principio fundamental la sociedad sería otra y además el contenido ético de conducta de los valores fundamentales que la sociedad debe tener para ser una sociedad de un nivel diferente. Porque lo que predomina es el egoísmo. Los tres resortes que realizan los hombres en una sociedad como regla general es el egoísmo, buscando su afán y beneficio personal en detrimento de los demás; segundo resorte es la perversidad buscando cómo perjudican a los demás, expresiones muy comunes entre los mexicanos, “¡me lo hice pendejo a este!”, así como si fuera una alta gracia. El tercer resorte que es lo que viene a contrarrestar a esos dos primeros, que sería precisamente la conducta de un ser humano, no misericordia, de respeto a los demás, la conmiseración de sentir en carne propia, de sentir el dolor de los demás. La compasión, exactamente, se contrapone a los otros dos (resortes) y eso se requiere, es formación de valores, y solidaridad. Porque cada quien busca su propio beneficio y no se diga digamos los empresarios, por decir un caso, un caso típico. Imagínese usted si los empresarios remuneraran a sus trabajadores que son la base fundamental de una empresa y si no no funciona, y escatiman y regatean los sueldos y salarios en lugar de recibir todos en su posición sueldos dignos muy pocas empresas lo hacen. Y no quiero mencionarlas pero se cuentan con la mano, con dignos sueldos, prestaciones dignas, reconocimientos, la posibilidad de su propia vivienda, satisfactores, capacitarlos, darles posibilidad de que estudien. Son sabe cuántas, en mi opinión, en este país, seis, no quiero mencionarlas y todas las demás buscando, incluso no digo la explotación casi casi al trabajador, y eso no se vale. Y mucho han contribuido los líderes sindicales, la podredumbre y perversidad de estos, ya para qué hablamos.

DJ: En ese sentido las leyes pueden ser un escudo…

FH: Claro. De alguna manera la Ley Federal del Trabajo ha tratado de contrarrestar con los derechos mínimos laborales y sociales, el artículo 123 pero no hay esa solidaridad, que es compasión, compasión es padecer en sí mismo lo que los demás padecen de dolor, de angustia o de necesidad, no hay ese sentimiento, es un sentimiento y eso en nuestro país desafortunadamente es dramático. Hay otros países que ya han llegado a un nivel más alto. Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Suiza, muchos países europeos, de alguna manera aunque todavía no llega eso que es lo que ha tratado Obama, en Estados Unidos, pinche liberalismo económico descarnado y agárrense como puedan, claro es un país rico y esa riqueza de alguna manera ha permeado, hay unos demasiado ricos, muy pocos, y una clase media y no hay justificación.

DJ: ¿En el caso mexicano que nos haría falta para tener una mejor justicia y que la aplicaran mejor?

FH: La calidad de los jueces, perdónenme. También hay una calidad bajísima. De los jueces del fuero común, civiles, mercantiles en materia del trabajo ,perdóneme pero los tribunales del trabajo son para llorar.

DJ: Los jueces se han vuelto muy visibles de unos años a la fecha, vimos un documental, Presunto Culpable, tenemos los recientes casos de los jueces que separó el poder judicial, un protagonismo, ¿pero qué hace falta?

FH: Es un proceso de depuración gradual, poco a poco, no se puede dar de la noche a la mañana, pero selección, y de eso previa, verdadera calificación de su capacidad. Ya por ejemplo en el Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa la selección es vía concurso para ingresar y luego para acceder a magistrado llevan a cabo internamente un proceso selectivo de exámenes, pero todavía está muy lejos, hay mucho favoritismo, incluso de algunos externos que entran, pero es un proceso. También el Poder Judicial tiene que acceder en un concurso, en examen de concurso y finalmente el Consejo de la Judicatura selecciona a los mejores de resultados, de exámenes, de trayectoria para ingresar a secretario, secretario de estudio y cuenta… Ya se ha ido a nivel federal se ha ido depurando, eso es innegable pero a nivel local los niveles son bajísimos.

DJ: También he escuchado decir que los jueces no están preparados en todas las materias y cojean bastante por ejemplo en telecomunicaciones, y deben decidir en ese tipo de casos…

FH: Así es, ese es el tema de que sean bien preparados.

DJ: ¿La Libre cómo contribuye?

FH: Nosotros estamos dispuestos, tenemos convenio para capacitar a jueces del Poder Judicial, más ahora con el tema penal, al ministerio público, tenemos diplomado, especialidad y vamos a transitar a una maestría tanto para jueces como ministerios públicos en materia penal y en materia de actualización, los posgrados de especialización, no se diga maestría.

DJ: Trabajan con el Incam?

FH: El Ilustre y Nacional Colegio de Abogados como sabe fue la institución que bajo su patronazgo nacimos. Son un buen colegio. Hemos trabajado con ellos, por ejemplo en derecho de autor, hemos dado cursos gente de la escuela y ellos mismos en especialidad de derechos de autor o de propiedad industrial, incluso a los magistrados del Tribunal Federal de Justicia fiscal y Administrativa, materia especializada que sólo ve temas de propiedad industrial. Curso juntos con el Ilustre y ahora con los órganos reguladores estamos dispuestos a dar cursos, tenemos un convenio firmado con el TFJFyA para dar cursos a magistrados, secretarios sobre el derecho administrativo y sobre los órganos reguladores, el derecho económico, de órganos reguladores, como es Cofetel, y Cofeco, y la CNBV.

DIEGO FERNÁNDEZ DE CEVALLOS LO INVITÓ A LA POLÍTICA

Fauzi Hamdan ingreso a la política en 1991, y lo hizo a invitación de Diego Fernández de Cevallos. Comparte cómo nació su amistad con el panista, a quien conoció como contraparte en un caso que atendía, y recuerda su actividad legislativa, y dice que mientras fue legislador, él sí se dedicó a trabajar.

DJ: ¿Usted por qué se especializó en derecho administrativo:

FH: Fue casualidad. Es que estando yo en Estados Unidos. Yo hice mi tesis profesional de derecho penal, mi intención era ser criminólogo, y ya había solicitado mi ingreso a la Universidad de Milan, Italia, pero la necesidad de trabajar, porque no puede obtener beca pues entré a un despacho grande que me fue muy bien, Santamaría y Esteta, y estando en Estados Unidos en un curso en la escuela de derecho de la Universidad de Michigan me hablan de la escuela porque había fallecido el profesor de derecho administrativo, entonces me regreso y empece derecho administrativo. Lo que hice cuando me hablaron es que derecho administrativo para nada, entonces les dije “denme seis meses para tomar la decisión” y lo que hice fue comprar la mayor bibliografía extranjera y nacional. Cuando regresé seis meses me dediqué a estudiar y les acepté. Bueno, ha sido mi pasión desde entonces y he ejercido la profesión en materia de derecho administrativo, en amparo, materia mercantil, litigio corporativo, pero mi pasión y es lo que me permitió aceptar en 1991 cuando Diego Fernández de Cevallos me invita junto con don Luis H. Álvarez a ser diputado, como externo, eh, yo no era miembro del PAN, pues es una gran oportunidad de todos estos años, tenía 27 de profesor, y criticar el desempeño del Legislativo y todo, y la ausencia de instituciones es la oportunidad para yo proponer leyes y así fue. Es más, en ese periodo propuse una ley inédita, siendo oposición, la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, no existía. Siendo posición al Ejecutivo, entonces estaba Salinas y la saqué. Es una ley que cambio la faz del desempleo de la función de la administración pública, no existía.

DJ: A Diego Fernández desde cuándo lo conoce?

FH: A él lo conocí desde 1976 como contraparte en un asunto y que finalmente nosotros logramos poner de acuerdo a los clientes y de ahí varios asuntos también como contrapartes, pero coincidentemente y a raíz de eso nos hicimos amigos y creo que no nos veíamos con frecuencia y fue  para mí sorpresa que en 1991 él me llamará y me dijo “Fauzi, quiero hablar contigo”, y fue a mi oficina, “de parte de Luis H. Alvarez, te queremos invitar junto con Francisco José Paoli, invitarlos a él y a ti, invitarlos como externos la primera vez en el PAN sin ser panistas, para ser diputados. Tienes 24 horas para decidir”. Estaba yo en Moliere, (en la misma mesa de su actual despacho), me levanté y di la vuelta a la silla, “ya pasaron las 24 horas”.

DJ: Fue Fernández de Cevallos entonces quien lo metió a la vida política, qué tal?

FH: Muy bien, una gran experiencia maravillosa pero ya fueron muchos años, 15 años ininterrumpidos, diputado federal, luego asambleísta, fue la primea Asamblea Legislativa, luego otra vez diputado federal y luego senador, 15 años.

DJ: Es muy difícil estar de ese lado?

FH: No, mire, es muy demandante el que quiere hacer su chamba, porque vamos a hablar en claro, en cualquier parlamento o congreso legislativo opera la ley de Pareto 20 por ciento trabaja y los demás… Pero no es privativo de México, eh? Si me comprometí mucho, sí buscaba mucho los acuerdos con los demás legisladores, pero buscando siempre las leyes en beneficio de la sociedad en su conjunto y oyendo mucho a los sectores que la ley correspondiente los afectara o los regulara. Con una apertura total pero sí es muy demandante. Yo muchas veces voté en contra de lo que votaba mi grupo parlamentario o me abstenía. La ventaja de que fui prácticamente desde que entré independiente en el buen sentido, y además logré la respetabilidad de mi grupo y otros durante todo mi trayecto, pero mis convicciones nunca las transigí, nunca las decliné y menos las negocié.

DJ: El despacho lo atendía?

FH: Siempre lo tuve. Tengo buenos colaboradores, reduce mi actividad en un 50 por ciento, pero ordenadamente, bien organizado todo se puede hacer. Por ejemplo, nunca dejé dar clase. Doy clase a las 7 de la mañana, a esa hora qué compromiso tiene, nunca entre semana y todavía es así, no acepto compromisos de noche. Procuro y cuando fui legislador acudir al mínimo de actividad pública de eventos, nunca salí al extranjero de comisiones y vaya que oportunidades (había), para nada. Nunca aceptaba cenas que era muy natural de los demás legisladores o el Ejecutivo, “vamos a cenar para ver este asunto, no secretario, te acepto comida o desayuno que me parecería mejor, sea en restaurante o en el Congreso”, pero nunca cené. No me desvelo, hago ejercicio cinco veces por semana a las seis de la semana en Sport City, eso me da alivio, tener la condición, la salud y el ánimo haciendo ejercicio, es otra cosa, empieza de otra manera. Muchas veces decía no a muchas cosas. El haber aprendido y no ser cortés en ese sentido, porque aquí en México decir no a algo es como si fuera una ofensa. Digo, tampoco de manera grosera. Doy mis argumentos, no me los aceptan…

DJ: Qué hobbies tiene?

FH: Me gusta mcuho el tenis, desde luego mi gran hobbie es la lectura.

DJ: Qué le gusta leer que no sea derecho?

FH: Novelas históricas, mucho de pensadores, de desarrollo humano, historia, me gusta mucho y me gusta mucho la poesía, la prosa y sobre todo combnado con la música.

DJ: Clásica?

FH: No toda, no necesariamente, me gusta la semiclásica, me encantan los boleros, los tangos, el jazz y la música pop alguna, la música clásica, también, no soyun melómano, pero sí algunas sí.

DJ: En qué año fundó su despacho?

FH: Lo fundé con otros socios en 1978 y luego me separé de ellos y este, que es continuación con otro socio, que había trabajado conmigo en el anterior, en 1988, 10 años después.

DJ: ¿Qué representa ser abogado en México?

FH: Una gran responsabilidad y desde luego si se ejerce con responsabilidad un gran orgullo.