El abogado no debe ser considerado un gasto, sino una inversión: Luis Kudo, de Kudo y Niño de Rivera Abogados

Foto: Diario Jurídico México.

Luis Kudo es junto con Manuel Niño de Rivera, socio fundador del despacho Kudo y Niño de Rivera Abogado.

Egresado de la Universidad Tecnológica de México, es licenciado en derecho con ejercicio en materia fiscal, comercio exterior, seguridad social y derecho administrativo.

Actualmente, dice en entrevista con Diario Jurídico, tiene entre sus clientes a grandes empresas, para quienes litiga ante el gobierno, y les hace también servicio de cabildeo en diversos temas económicos, cuando las empresas requieren exponer sus puntos de vista ante las autoridades.

Lo mismo en materia civil que mercantil, afirma que el despacho se especializa en derecho ambiental, una materia compleja y necesaria para el planeta y donde hay sanciones muy duras para las empresas que violen la ley. Uno de los servicios con los que cuentan es el servicio de auditoría ambiental, a cargo de Aciel Gaitán.

Asimismo, tiene entre sus clientes a artistas, a quienes brinda servicios en materia fiscal, los defiende y los prepara para evitar declaraciones que los expongan ante las autoridades.

Asimismo, entre sus experiencias profesionales más destacadas está la de haber sido el primero en exponer, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, las razones de los amparos que se interpusieron por la inconstitucionalidad del Impuesto Empresarial a Tasa Única, luego de que el máximo tribunal en un hecho inédito convocó a audiencias públicas al respecto.

Otra experiencia es que aportó sus puntos de vista para la implementación de los juicios digitales del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Próximo a publicar un libro, aconseja a los estudiantes de derecho que lo hagan por vocación, más allá de que lo hagan por dinero o porque en sus familias todos han sido abogados.

¿Hace cuántos años se fundó el despacho?

Tiene poco, pero juntos Manuel Niño de Rivera y yo trabajando llevamos 11 años y 15 años de experiencia cada uno. Hay otros socios pero él y yo somos los principales, conjuntamente reunimos más  30 años de experiencia. Cada persona maneja su área, pero la filosofía y principios de la firma es ‘sí hay muchas personas responsables’ pero los principales responsables somos Manuel y yo. Nuestra firma está basada en dar atención directa, personalizada. Hay muchas malas prácticas en el medio, no quiero hablar mal de nadie, pero cuando fundamos este proyecto nos dimos a la tarea de buscar cuáles eran las áreas de oportunidad en los despachos, y una de ellas es la atención personalizada, de cuando existe el primer acercamiento con los clientes, van todos los socios, la plana mayor, y ya después con el tiempo los abandonan y mandan al pasante, al abogado y esa atención personalizada se acaba. Entonces nosotros nos pusimos esta meta de la atención personalizada, no hay clientes chicos, no hay clientes grandes, todos los clientes son iguales. Atención personalizada siempre ya sea con Manuel o conmigo. Tenemos otro socio en Guadalajara, Aciel Gaitán, igual, directo con él.

¿Este es el plus que ustedes manejan, el decir no a las malas prácticas?

Hay muchos despachos, buenos, malos, grandes, pero hay muchos, incluso hay muchos abogados, es una profesión muy concurrida y si hay un mercado muy noble pero hay muchos profesionistas y no necesariamente buenos. Nosotros cuando comenzamos  este proyecto buscamos cuáles son las áreas de oportunidad de una firma, atención personalizada. Otra cuestión que manejamos es la transparencia de decirle al cliente abierta y honestamente cuál es el estatus de su asunto, qué posibilidades tiene, realmente si se pueden tener los resultados que desea, basarnos en principios de ética, no como valor agregado sino algo que nos aporta más. Esa misma transparencia no sólo en resultados legales, sino en cuestión de honorarios. Tenemos sistema con nuestros clientes que acceden a página web y acceden al expediente electrónico, qué tienen, qué etapa procesal va, cómo va, el numero de horas invertidas, costos, es una herramienta que nadie tiene porque no gusta, porque le das las armas al cliente para ver si estás trabajando. Porque con esas herramientas ves si hay movimiento en tu expediente o si lo tienen en el olvido, además si es costeable, cuánto le has invertido al asunto, cuánto te ha costado. Insisto, no es una herramienta popular para el despacho, pero nosotros buscamos cambiar esa mala práctica, no hay necesidad de ser oscuro, los resultados ahí están.

¿Cómo lo ven los clientes?

Bien, porque además la herramienta da otras cosas. Si necesitas un reporte para auditores o uno para tus jefes,  o algún reporte para Estados Unidos te da la opción de imprimirlo, eso  independientemente de que si lo quieres lo buscas, pero si necesitas un bomberazo a un clic tienes la información.

¿Cuál es la materia donde tienen mayor demanda de sus servicios?

Cada área tiene sus demandas particulares, somos integrales, no presumimos ser cabezas en uno, nos gusta hacer de todo. No vendemos lo demás como servicio por servicio, sino hay especialidad en todo. En el área fiscal que es la mía tenemos muchos, consultoría de cómo cumplir obligaciones fiscales, cuál es la manera más óptima, más eficiente, todo en un marco de ley, sin caer en figuras de evasión o pagar menos, todo conforme al libro pero que sea práctica eficiente. Todo antes de, es lo que llamamos escenario preventivo, pero también damos servicios correctivos. Si no estuviste con nosotros antes y ya tienes el problema también tenemos el servicio de litigio y nos vamos a todos los medios de defensa: recursos administrativos ante la propia autoridad, juicios contenciosos administrativos ante tribunales fiscales, juicios de amparos indirectos y directos, incluso hasta recursos de recisión ante la Corte.

No sé si recordaras que hace como cuatro años cuando entra el IETU se hace desbandada de amparos, como 35  mil amparos. Entonces la Corte hace algo inédito, convoca una audiencia pública en donde dice que va a escuchar en audiencia pública a todas las partes. A los litigantes, al Colegio de Abogados, a la Procuraduría Fiscal, las cámaras de diputados y senadores. Cada parte va a exponer ante el pleno de ministros, luego de mandar la convocatoria tuve la suerte de ser seleccionado. Fui quien abrió la audiencia, fui la primera persona, me tocó esa suerte y me tocó exponer los puntos de la inconstitucionalidad del IETU de por qué viola las garantías constitucionales.

¿Cómo fue la experiencia?

Sí fue muy reconfortante en lo profesional y en lo personal porque era algo inédito. Sí siento con orgullo haber sido la primera persona en haber pisado esa tribuna, porque la Corte no funciona así, no es un tribunal oral, sino que cuando llega a ellos cualquier asunto ya está escrito y lo discuten nada más entre ellos, a su criterio y a entender. Entonces el que se hayan abierto y yo haya tenido la oportunidad  de ser el primero pues fue mucho orgullo, responsabilidad, porque luego ya vienen los efectos paralelos, litigar frente a las cámaras, uno no está muy acostumbrado a eso. De ahí vino la idea de dar servicios con especialistas a gente pública, porque es muy delicado  lo que dices en medios, nos llovieron las entrevistas semana y media antes de ir a la Corte, nos empezaron a buscar de radio, de televisión y como que te empiezas  a empapar y nos dimos cuenta del nicho de negocio que hay ahí. Hay mucha persona pública que tiene problemas legales y no saben qué tienen que decir o que no tienen qué decir y acaban con problemas. Eso nos ha dado la experiencia de representar a personas públicas ante el fisco. El artista es muy descuidado, no desobligado, no de corromper, simplemente descuidado, entonces es muy fácil que tenga problemas fiscales y luego no saben cómo dar respuestas al medio de comunicación, que declaraciones hacer, y eso es parte de nuestro servicio. No sólo la asesoría fiscal, sobre el proceso,  sino además estrategia paralela de relaciones públicas, estamos asociados con una agencia de publicidad que se llama Know How Comunicaciones, son publicistas ellos, hacemos estrategias juntos, qué dicen, qué no dicen, incluso la recomendación primaria es que no salgan, que no litiguen en los medios, pero muchas veces se sale de control. Ese servicio salió derivado de lo que ocurrió en la Corte. Los cantantes son un nicho importante.

¿Qué materia requiere especialización y que usted diga ‘somos de los pocos que llevamos eso’?

El área ambiental es una cuestión que la necesita el planeta, que se hace con gusto y que el marco normativo es muy complejo y muy sancionador si se incumple. Son multas muy altas, clausura de plantas industriales que representan mucho dinero y la cuestión es que como es tema complejo se presta a  arbitrariedades o confusiones que terminan pegando a las empresas.

¿Hay abusos de las autoridades?

Abusos y también diría que entiendo su posición de anteponer el medio ambiente a todo, es una causa correcta, pero a veces  con esas ganas de buscar el bien del medio ambiente sobrepasan sus atribuciones, y se les pasa la mano con las empresas.

¿Las empresas están preparadas?

Hay empresas de todo tipo, empresas socialmente responsables, comprometidas con el medio ambiente, y otras, no nuestros clientes, que no le dan importancia al marco ambiental. En nuestro despacho el especialista es Aciel Gaitán, él es el especialista de nuestra oficina en Guadalajara, Jalisco y desde allá se coordina la estrategia ambiental ya sea con la gente que está allá o está acá, pero él es la cabeza, el autor que firma, porque tenemos servicio de auditoría ambiental. ¿Qué es lo que pasa? Nos acaba de pasar, determinada empresa tiene 11 plantas industriales, y llega un nuevo director jurídico que nos lo dice abiertamente, yo no tengo experiencia en el ramo ambiental, mi dirección jurídica es de otro tipo: ¿Cómo nos pueden ayudar? Nosotros ya tenemos ese servicio preestablecido. Damos auditoría ambiental en donde revisamos técnica y legalmente todas las obligaciones ambientales. Por ejemplo exhalación de humos ambientales. Vamos y revisamos exhaustivamente  desde el nivel de abogado e ingenieril, desde ambos sale el dictamen. El agua, cómo estás extrayendo el agua, tienes título de concesión, es de un pozo, estás extrayendo lo autorizado. Otra cuestión, residuos peligrosos,  cómo te estás deshaciendo de esos residuos peligrosos, a donde están cayendo, cómo los estás transportando, porque no  nada más es ‘agarro mi camión y los tiro en el desierto’, no. Esas son las prácticas y hay que evitarlas. Entonces hacemos una auditoría de procesos y que se estén cumpliendo , que si tienes  autorización de ruta para transportarlos por determinada área, si tienes la infraestructura  para guardar los residuos peligrosos, tiene que haber tanques especiales para guardarlos, en dónde los vas a desechar, no nada más es dónde los vas a tirar si no que hay una serie de requisitos que tienes que entregar, cuestión de descargas de agua, en dónde descargas, en procesos de baños cocinas, dónde la estás tirando, tienes la autorización local y federal para hacer ese tipo de descargas. Y eso en paralelo, como somos una firma que tiene muchos servicios podemos hacer asesoría integral. Por ejemplo, tienes un título de descargas  y tiras agua, bien conforme a la ley y donde se permite, pero ¿cómo estás en el pago de derechos de eso? Es una cuestión fiscal. ¿Nos pueden ayudar con una opinión? Originalmente es sólo una opinión ambiental, pero te damos también el paralelo fiscal. No has pagado estas contribuciones, entonces tienes un riesgo de que venga el municipio.

¿Es muy común que se crucen las ramas?

Sí, y ese es otro principio, emitir una opinión pero blindada en todos los aspectos. No se emite una opinión sólo ambiental pero se descuida el fiscal. Me doy cuenta que hay debilidad, ahí la reporto también. Es una asesoría integral.

¿Cómo siente que son en México las prácticas de los abogados, de los que atienden asuntos corporativos, y si es necesaria la colegiación para revertir lo que sean impreparación y malas prácticas? ¿Hace falta regulación?

Va desde las raíces. Que nos colegiamos no significa que mañana vayamos a cambiar malas prácticas que se han arraigado. Siento que en las universidades se les debería dedicar más tiempo a la ética, a la voluntad de servicio, a sensibilizar a los estudiantes que su profesión con una pluma pueden hacer muchas cosas, entonces dale responsabilidad para ejercer este poder de la pluma. Creo que por eso hay tantos abogados, porque es una  profesión tan noble que da para muchos y dar muchos. Entonces hay que ir a las universidades a preparar más el tipo y calidad de abogados que queremos y no solo profesionalizarlos en  materias novedosas. Por ejemplo, meter un área de comunicaciones, qué padre, estamos innovando, pero la realidad es que el mercado es chiquitito, no digo que no debe haber especialidades. Yo creo que más bien debemos reforzar en principios de calidad, de ética, en principios de honestidad y desde las bases podemos resolver los malos hábitos. Porque el colegio evidentemente va a funcionar, pero no creo que para profesionistas que tienen prácticas buenas o malas de 35 años de experiencia van a cambiar por el hecho de estar colegiados, tienen que venir desde la formación.

Foto: Diario Jurídico México.

¿Qué le recomendaría a una empresa para tratar de contratar sobre todo cuando están en aprietos y contratar al que conviene?

A los directores jurídicos, a los representantes legales les diría que esto se basa en un principio de confianza, si no les da confianza por más que sea una marca de 60 años, un despacho de 3 mil personas, si la persona que los atiende no les da confianza, desde ahí empezamos mal. Esto es una relación de confianza. El abogado no debe ser considerado como un gasto, sino como una inversión, un socio, debe darles confianza de que va aportar soluciones  y no que será una carga. Debe ser su aliado porque al final del día les va a defender y velar por intereses de la empresa. Ya en paralelo cuestión de costos, eficientizarlos, tener estructuras delgadas. Hay despachos con mucha gente sin hacer nada, esa es la realidad, hay que ser más eficientes en el tiempo. Nosotros tenemos la filosofía aquí con toda la gente que colaboramos estar 14 horas sentado no es trabajar, a lo mejor puedes ser más productivo cinco o seis horas dando el 100 por ciento a estar 14 horas cuando ya bajaste tres veces al café a fumar un cigarro, cuando ya estuviste platicando. Vamos a ser eficientes, y el tiempo que tengamos que dedicarle a las labores vamos a concentrarnos al 100 por ciento y el tiempo de descanso nos dedicamos a eso. Nos ha servido en cuestión de nuestras propuestas.

¿Cuánta gente trabaja en el despacho?

Nueve personas. En el DF. Respecto a qué les diríamos a las empresas, te voy a decir que les damos el planteamiento del problema y de la solución. Pero lo interesante viene con lo económico. Nosotros no cobramos por llevar el asunto y a ver cómo te va. Cobramos en base a los resultados que vamos aportando, previamente sabes cuánto te va a costar el asunto, qué queremos y cómo vamos a llegar. No vamos a cobrar si no ganamos y si no damos resultados para el cual nos contratos. Por ejemplo, vamos a pensar en un juicio de nulidad, tal cantidad por presentación de demanda, tanta cantidad por admisión, ya está admitida, tanto por honorarios, tanto por suspensión, paso a paso, el honorario fuerte viene con la sentencia definitiva, tanto por la obtención de sentencia definitiva en los términos que la requieras porque hablando de las malas prácticas, se da en el medio, que la propuesta viene por consecución de la sentencia, sí, pero en qué términos, conseguir una sentencia cualquiera la consigue, pero los términos en los que realmente la requerías y en el tiempo. Porque a lo mejor puede ser precioso un juicio que haga jurisprudencia, pero se tarda cinco años y que te diga la empresa ‘si, pero lo necesitaba en seis meses, ya ese juicio hasta lo castigue fiscalmente’. Tú vienes con la sentencia y me quieres cobrar, pues no, entonces nuestra propuesta va encaminada a tiempo real, para el tiempo y lo que lo necesitas, y si no no se genera honorario, Eso les da confianza  a los clientes de que no quieres lucrar desmedidamente con ellos.

¿Qué otras malas prácticas ve en el medio y que habría que erradicar?

Cuando iniciamos este proyecto sabíamos que no podíamos competir en tamaño, no puedo competir con firma que tiene 400 abogados, y no me puedo competir en cuestión tamaño, pero sí en cuestión calidad, ahí sí el número no es factor. Ahí es donde podemos competir, entrar al mercado y ver cuáles son esas malas prácticas. Ahí es como podemos competir. Las malas prácticas, si las pudiéramos poner, una es los honorarios, hay muchas quejas en la industria, cuando me refiero a la industria son gerentes…

¿Dicen que cobran mucho?

No es que cobren mucho, eso no lo verían como una queja, sino como la poca certeza de cuánto va a costar el asunto. Hay muchos despachos que a como vaya desarrollándose el asunto van cobrando, eso crea mucha incertidumbre en la empresa. No sabe no pueden planear, hacer previsión de cuánto va a invertir en el asunto y si le conviene o no. Al final del día las empresas son negocio, no para cumular un determinado número de juicios, no están para demandar, sino para hacer negocio. Entonces nuestras opiniones van encaminadas a eso. A hacer negocio, que es lo que más te conviene, ir o no a juicio, firmar o no este contrato, un convenio judicial o extrajudicial. En eso están encaminados  cosa que los despachos muchos no lo hacen anteponen la actividad del despacho al resultado que realmente necesita la empresa y eso es lo más importante. Nos contratan para el resultado que necesita la empresa. Hay prácticas muy respetables muy arraigadas de despachos de hace 40 ó 50 años, pero traen esa filosofía y el país y el mundo ya no funcionan como antes. El derecho también evolucionó y tiene que seguir evolucionando, entonces no veo por qué los despachos tengan que estar aislados a esta evolución, los desechos tienen que evolucionar, estar ad hoc a este nuevo orden mundial, ser más rápidos, más eficientes, más transparentes, honestos, , decirle al cliente no lo que realmente quiera escuchar sino lo que es, decía el abuelo de un amigo, en esta profesión el cliente no siempre tiene la razón, para decirle eso,  decirle ‘si vas a ganar este juicio, pero lo vas a ganar en ocho años y te va salir más caro que hoy aguantarte’. Si quieres irnos a ocho años de juicio nos vamos pero tenemos la obligación de decirte, es ahí donde viene la transparencia, de decirle las cosas.

¿Al litigar contra el gobierno, es complicado?

Es complejo, sí, de que se gana, también se gana. Tengo plena confianza en los tribunales, en la Corte, sabiendo que en todos lados, también en los impartidores de justicia, hay granitos en el arroz, pero como organización impartidora de justicia en todos los niveles tengo  confianza a que hay buenos jueces, buenos magistrados, a que hay gente de vocación que busca la impartición de justicia. Pero cuando demandas o te peleas contra el gobierno, al final lo dice, te peleas con alguien y la contraparte se tiene que defender. Llámese gobierno local, federal, municipal, al final es tu contraparte en el juicio, y va a hacer todo lo posible por defender sus intereses. Ahí es donde viene la diferencia. Si lo harán por el marco legal o se pasarán la ley por el arco del triunfo. Ahí viene la diferencia. Pero mi confianza está depositada en los tribunales o juzgados. Yo no puedo hacer nada por mi contraparte, pero sí puedo ejercer todas las armas legales que leyes y constitución que me dan para hacerlas valer ante el juez.

¿No intimida?

No pasa nada.

¿Demandan a otras empresas?

Sí, pero eso es más del área de mi socio Manuel Niño de Rivera. El es un excelente civilista y mercantista entonces su área está más entre particulares, mucha cuestión de adeudos, cobranza, de incumplimiento de contratos, y además coordina otra área, derecho familiar. Cuestiones de divorcio, paternidad. Tenemos el caso de un famoso, ahora, por ejemplo.

¿Se complica mucho?

Sí, porque es carne para los tabloides. Se inventan muchas cosas.

¿Además de litigar contra el gobierno que otros servicios brindan?

Hay muchísimas cosas antes del problema. Los servicios preventivos, antes de. Hacemos todo tipo de consultoría, llega la empresa  y dice qué es lo que debo de hacer, qué debo dejar de hacer para evitar una bronca, se hace estudio, análisis, antecedentes legales y se hace un análisis, un dictamen con todos los requisitos de ley para hacerlo valer. No te sirve como elemento de prueba en un juicio porque es opinión particular, pero sí le sirve al cliente de guía de cómo cumplir sus obligaciones antes de tener cualquier problema, lo damos en las materias que damos. En cuanto al lobbyng es otra cosa. Si tu necesitas un ente particular subir determinado tema con una entidad de gobierno somos tu enlace  con esa autoridad para hacerle ver tus puntos tus ideas a ese determinado gobierno.

¿Tienen contactos?

Además de los contactos también es saber cómo tocar la puerta. Saber cómo cuándo y donde y cuál puerta.

¿No necesariamente por un juicio?

No. Hay algo muy recurrente, las normas oficiales mexicanas. Tú sabes que no son una facultad del congreso, una figura típica de nuestro derecho, te pueden generar normatividad que no son entes legislativos sino atribución  de la secretaría de Economía. Entonces viene una rama de la industria, del algodón, por ejemplo, pues entonces viene cámara algodonera y quiere  exponerle los puntos a la Secretaría y hacer valer sus ideas, hacemos servicio del lobby, conseguimos todos los puntos para la norma, vamos junto con ellos, por escrito, presentamos comentarios a proyecto de norma y es muy común. Otra cosa también son las normas compensatorias, tu sabes México tiene muchos tratados en el mundo, somos los que más tenemos, pero en paralelo también viene le dumping, ‘tenemos acuerdos de comercio, pero yo país no lo cumplo y te dumpeo precios’. ¿Cuál es la defensa del gobierno mexicano? Establecer cuotas compensatorias para que establezcan es un procedimiento  ante la secretaría de economía que tienes que fijar depende la posición si lo que se está internando en el país está por debajo de los precios del mercado o si no, entonces ahí, la empresa que nos contrata es para ir ante la Secretaría de Economía y hacer ese lobbyng y demostrar por que no hay dumping o por qué si lo hay, por qué hay que poner cuota compensatoria o al contrario. En ese procedimiento hay una audiencia pública donde está la secretaría de economía y se escuchan a todas las partes, importadores y exportadores nacionales, ahí nosotros vamos a nombre de las empresas y subir el punto que les interesa. Es un servicio legal porque no vamos a exponer un discurso sino que llevamos argumentos jurídicos. Muchas veces nos contratan en paralelo con quien sí va a dar el discurso político, el quien basa sus argumentos por el bien del país, nosotros no, los argumentos que exponemos  es porque la Constitución o ley de comercio o tratado de libre comercio así lo establece, las empresas llegan con todo su marco de asesores, técnicos, economistas, jurídicos y nosotros asesores legales y comparecemos en conjunto.

¿Dan capacitación a las empresas?

Sí, cuando nos lo piden. Por ejemplo, seguro social. Que es meramente fiscal, aunque tiene implicaciones laborales es fiscal, Un cliente que tiene plantas industriales y dice ‘oye como hago mi determinación de grado de riesgo porque ayer una persona se clavó un clavo’ entonces hacemos esas pláticas, de cómo presentar su grado de riesgo qué casos se tiene que incluir como riesgos de trabajo, cuáles no son, porque muchas veces aunque sea accidente, no necesariamente es riesgo de trabajo. Hay que ver cuestiones, a lo mejor no fue culpa del trabajador, estaba utilizando el equipo de trabajo que se le dio, no se lo hizo a propósito o a lo mejor  estaba en trayecto y ya para efectos fiscales no impacta.

¿Básicamente sus temas son?

Derecho administrativo, cobranza, civil, mercantil, familiar. No vemos juicio penal.

¿Qué percepción tiene de cómo se hacen leyes en México y que la profesión es cuestionada? ¿Qué habría que mejorar y que hacer con los que tienen malas prácticas?

Mucha gente dice que hacen falta leyes. Si, si hace falta, pero si empezamos a cumplir las que hay es un gran avance. Una vez cumpliendo las que hay, hacer o que se debe, podemos pensar en mejorar el marco legislativo que tenemos. Ahí hay mucha oportunidad de que se legisle conforme avanzan los problemas en el país, no son los mismos que hace 20 años. La sociedad evolucionan año con año y el Congreso ahí debería estar muy apegado con la realidad del país, de cada sector económico, crear leyes aplicables a la realidad de las cosas, hay muchas laguna por falta de investigación jurídica en el país muchas veces el derecho  nos alcanza porque no hubo leyes que previnieran.

¿Si tienen mala imagen los abogados ante la sociedad o es injusto?

La sociedad no puede catalogar a todos por igual, hay buenos y malos, pero en todas las profesiones. Lo que no creo que  se valga es catalogar como malo a cualquier abogado. Estoy convencido de que excelentes profesionistas, colegios, éticos, preparados que buscan el bien,  así como estoy consciente de que hay gente alejada de esos principios. Con lo que sí no comulgo de plano y lo rechazo es que ser abogado sea sinónimo de algo malo.

¿Hay algún jurista o autor al que admire?

Más que autor son personas, no, porque cuando lees en derecho lees mucho, no puedes ver una sola persona. Las  personas que me han impulsado son gente que admiro mucho. Te puedo hablar de un fiscalista muy famoso, el licenciado Jesús Patiño, lo tuve de maestro en derecho procesal fiscal  ahí fue cuando tomé determinación de ser fiscalista en su clase, me gustó mucho la forma en qué impartía la cátedra y la manera en que compartía como era el mundo real. El tiene su despacho. Mi primer trabajo fue en la dirección de Seguridad Pública, aprendí la cosa de gobierno, cuando tenía 19 años, me di cuenta que sector gobierno no me gustaba, y cambié a sector privado a AT&T y ahí me ayudaron en mi formación el licenciado Ricardo García de Quevedo que es una de las personas que más sabe de telecomunicaciones en el país porque le tocó vivir un periodo importantísimo, tenía mucha experiencia cuando las telecomunicaciones se abren en México, cuando acaba el monopolio de Telmex, en 96. Él era el director jurídico y a mí me tocó vivirlo como pasante, a él como cabeza, ver cómo sorteó ese reto, me marcó mucho, porque además como era mercado muy virgen no le entiendes, no había especialización en la carrera, más si veníamos de Telmex órgano de gobierno, la regulación era muy distinta, entonces él afrontó de manera empírica y con gran conocimiento aun así este reto.

Foto: Diario Jurídico México.

¿Qué tendencias nuevas ve en derecho?

Yo veo temas sensibles no solo en México sino en el mundo. El tema del internet, aunque soy abogado, creo que la regulación que quieren establecer rompe la naturaleza del internet. En  legislación fiscal siento que además de la legislación debe cambiar la política fiscal, deben dejar de exprimir a los contribuyentes cautivos, ser más eficientes fiscalizadores no es cobrarles más a los que ya te pagan, estoy convencido  que la mejora es ampliar la basé de contribuyentes, acabar con la informalidad, ver la forma  que se vuelvan causantes, bajar las tasas de ingresos renta de IETU y subir las tasas de consumo, subir IVA, porque así incrementas automáticamente  la base. Para que tu pagues IETU, renta, necesitas acto del contribuyente, que vaya y que declare, cuando es el consumo el impuesto en directo  quieran o no quieran van a pagar. Que es una medida impopular y antipolítica y quién ver el guapo que la aplique, quiero ver, pero que es una medida fácil y de impacto inmediato  ahí está. De repente si ves la base de contribuyentes que  es 10 y le aumentas IVA inmediatamente se va a 70, porque ahí estamos cautivos todos, si es cierto que voy a pagar más por consumo, pero el contrapeso es bajar la del ingreso, si hoy pago venintitantos puntos en renta bájamelo hasta 10 entonces ya me gravan menos y rento más efectivo en mi bolsa para consumir más más el IVA aumentado y hay más. Pero es impopular, porque no sólo es bajar los puntos, sino hacerla general.

¿Qué opina del internet que viene a revolucionar aprendizaje del internet, es una herramienta?

Es una súper herramienta, por ejemplo para investigación, en el caso particular nosotros ya no tenemos libros, porque todas las leyes las tenemos en electrónico, y el electrónico nos permite anotaciones sin rayar un libro, que es un pecado mortal. Tenemos en fiscal que es importantísimo podemos tener acceso a las leyes de renta de todos los años, porque van cambiando, digital me permite hacer eso, hacer búsqueda de determinado artículo con apretar dos teclas. El internet, en el tribunal fiscal los juicios digitales, participé en los procesos. Este nuevo magistrado del TEPJF trae nuevas ideas. Dijo “vamos a romper paradigma”. Esta idea de juicios digitales ya había existido en Suiza, Francia. En suiza no funcionó y por palabras de él porque en palabras de él nadie se pelea con nadie, entonces es un sistema caro y no era práctico. En Francia no funcionó  insisto, por palabras de él por tradicionalistas, los franceses son muy arraigados a sus raíces, entonces no quiso no supo dar ese paso al juicio digital. Por eso  el daba su propuesta de rompamos el paradigma para que en México sí funcione, porque México es un buen nicho para que funciones, porque hay un buen número de juicios fiscales derivados de que el tribunal fiscal no nada más ve cosas fiscales, , el nombre correcto es tribunal de justicia fiscal y administrativa, entonces  ve lo que son contribuciones, comercio exterior, , hay una sala especializada en propiedad industrial, cuestiones de responsabilidad patrimonial, legislación administrativa, tiene muchos juicios, y en México sólo hay doce salas y si vamos a las regionales hay otras tantas más, son insuficientes, por eso él decía vamos a romper el paradigma, es una herramienta que nos sirve, con digitalización hacemos los juicios más rápidos y bajamos la carga del tribunal y damos resultados más pronto. ¿Como funciona? Tu vas como firma, despacho empresa y das de alta, te dan un tipo de clave que al principio sólo funcionaba con la FIEL, que es la misma del SAT y hubo cuestionamientos de que la misma firma de con quién me voy a pelear sea la misma que voy a usar, pero se amplió la herramienta también porque próximamente se va a usar en el Poder Judicial, se está encriptando la  propia firma litigante, una vez que tienes esa firma ya te ganaste el derecho de promover electrónicamente, sólo hace falta que pongas tu demanda en digital, escaneas tus pruebas y mandas un archivo PDF a través del portal del tribunal, ahí en el tribunal es muy fácil, un outloud, la clave y pum se va, de ahí todas tus notificaciones te van a llegar por correo electrónico, pero ahí la ley si hay una irregularidad no te dejan en la indefensión y te botan la demanda sino que se puede que en la vía tradicional te notifiquen y te hagan prevención físicamente, que si tu correo electrónico se cayó, te dan una oportunidad de subsanarlo. Y el proceso se lleva digitalizado, es un proceso de buena fe, si alguien quiere objetar una prueba ahí sí nos tenemos que remitir a lo físico, porque todas las pruebas son verídicas y hay sanciones importantes si estás alterando pruebas, por eso hay que romper el paradigma, por cuestiones de buena fe. A lo mejor suena infantil que en un juicio pueda haber cuestiones de buena fe, pero nunca lo vamos a saber si no lo intentamos.

¿Es un gran paso?

Yo lo veo como un gran paso. Y cuestión de tiempo. Y de economía.

¿Usted vería internet como gran herramienta?

Algo que llegó para quedarse. Yo no veo el mundo legal sin el internet.

¿Qué le dirías a los estudiantes que se dedican al derecho?

Que lean mi libro. Estará en un mes. Está encaminado a eso, si quieres ser abogado, que sea porque es de vocación, no porque llevas tres generaciones de abogados, no porque te dijeron que se gana mucha lana, por parafernalia, sino porque tienes vocación de servicio. Que lo elijan por vocación, les interesa ser parte de la cadena de impartición de justicia, de hacer el bien, de hacer algo por el país, estoy convencido que las leyes ayudan en eso.

 

*Luis Kudo es licenciado en derecho con ejercicio en materia fiscal, comercio exterior, seguridad social y derecho administrativo, con experiencia profesional de quince años con diversos estudios de postgrado en “Teoría Tributaria e Impuestos Directos”, “Tratados Internacionales y Doble Tributación”, “Litigio y Justicia en Materia Ambiental”, Master en “Abogacía Internacional”, Derechos Humanos y Procuración de Justicia, impartidos por la Universidad Tecnológica de México, la Academia del Derecho Fiscal del H. Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, la Universidad Panamericana, la Universidad Iberoamericana, el Instituto Superior de Derecho y Economía, Les Heures, Universitat de Barcelona, la Barra Latinoamericana de Abogados.

Auditor certificado en auditoría legal de las empresas por la Asociación Nacional de Abogados de Empresa (ANADE), Primer Abogado seleccionado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación para exponer en la audiencia pública sobre la inconstitucionalidad del Impuesto Empresarial a Tasa Única.

Expositor y conferencista Sobre temas legales y fiscales

Experiencia Profesional:

Jefe del Departamento Legal en el Cuerpo de Vigilancia Auxiliar del Estado de México

Coordinador jurídico en Alestra At&T

Socio titular del Área Fiscal y Comercio Exterior en Lexcorp Abogados, S.C.

Socio fundador de Kudo y Niño de Rivera Abogados, S.C.

Lic. Luis F. Kudo Vázquez
Kudo y Niño de Rivera Abogados, S.C.
Socio
lkudo@knr.mx
Tel Oficina: 3687-4002
Cel: 04455-3862-0829
Masaryk 191-8, Polanco, México, D.F.
www.knr.mx

luis-kudo

@LuisKudoAbogado
@KNR_abogados

facebook.com/InfoKnr.

 

 

 

 

 

 


-- Descargar El abogado no debe ser considerado un gasto, sino una inversión: Luis Kudo, de Kudo y Niño de Rivera Abogados como PDF --



No hay entradas relacionadas.

Comments

  1. jose juan arreola says:

    En mexico apoyamos esta forma de pensar saludos !
    Asesoria legal

Speak Your Mind

*